jueves, 18 de diciembre de 2008

Renacer- Primera parte.

A Micaela se le habían ido el periodo y el marido el mismo año.  Despertó esa mañana completamente renovada, el sol le estaba entibiando los pies, y la casa inmensa era un silencio de techos altos y paredes blancas empastadas de recuerdos, de una vida dedicada a los hijos que se fueron cruzando el mar en un buque llamado "Renacer". No le había dado importancia a esa palabra hasta ese día en que redescubrió el pudor y la pasión en el santuario prohibido. 

La misa en memoria del marido ido, dejó la casa hecha un desorden de copas y platos de comida a medio terminar, pronto despertaría el enjambre de mujeres que se encargarían de todo. El ama de llaves las dirigiría como a una orquesta, pronto las escobas estarían barriendo cada rincón de la enorme casa de la avenida más importante del pueblo, "un pueblo de mierda" como repetía siempre el difunto. Los manteles serían cambiados y lavados a conciencia sin perder la delicadeza de sus telas, los candelabros de bronce abrillantados con sumo de limón, los cubiertos de plata regresarían a las gavetas y los de oro como siempre en la vitrina principal a vista de quien quisiera saber como comía esa gente.   A ella en cambio le hubiese gustado dedicarse a su jardín que era el único lugar donde nadie se atrevería a molestarla, el lugar donde se encargaba de arrancarle las hojas marchitas a sus rosales mientras lloraba las infidelidades del esposo o las penas de amor de sus hijas cuando eran adolecentes,  o el día en que sus tres hijos se fueron para Europa, el mayor para encargarse de los negocios pendientes del padre recientemente fallecido y  las  gemelas que partieron con una tía a un tour  prolongado en Salzburg, Austria. En cambio no lloró cuando murió don Emiliano Sánchez, su marido, la rabia le contuvo las lágrimas. Que lloren sus putas si quiere, pensó. 

Pero esa mañana, había despertado de muy buen humor, como no lo hacía en años, despertó con el canto de los  ruiseñores y el sol la anduvo acariciando desde la ventana.  Anduvo ocupada preparando todo para el almuerzo, vendrían a comer las hermanas siamesas Nuñez de Gamboa, ellas que eran cómplices en todo, ellas que todo mundo miraba como a una rareza y que tenían el atractivo de servir de confesoras, porque la gente tenía la creencia de que no tendrían la necesidad de contar los secretos de nadie por que se tenían la una a la otra para cuando tuviesen la necesidad de ventilar asuntos privados, ellas que se sabían la vida entera de cuánto personaje vivo o muerto haya estado en el pueblo y que  venían para ponerla al tanto sólo a ella, a la prima Micaela,  de la vida de medio mundo, al medio día y en domingo de pentecostés. 

Se habían cumplido ya tres años de riguroso luto, el escapulario de oro con los cabellos del marido, y el velo de gasa negra, fueron su única vestimenta desde el día de su muerte, los llevaba con la resignación de no tener otra opción, mas no por amor o devoción alguna sino para no darle gusto a las putas dolidas que no lo habían llegado a querer tanto como decían. El día del entierro, fue todo un acontecimiento, mucha gente acudió a despedir al hombre que todos tanto apreciaban, llegaron amigos desde los rincones más remotos, el cardenal mismo, que anduvo de paso, ofició la ceremonia de despedida, antes de marcharse y no volver hasta años más tarde, para morirse también, enfermo de locura y amor, a causa de una enfermedad incurable por aquella época, y la de que el nombre sólo lo sabían el doctor Albino Tejada y las siamesas que siempre se enteraban de  todo.  

Todos lloraban ahogándonse en lágrimas, no hubo necesidad de contratar plañidera alguna, pues todos  lo hacían con sincero pesar. Todos menos la viuda. A la viuda se le fue marchitando el corazón con cada hijo nuevo del marido que le saliera al paso incluso desde tierras lejanas cuyos nombres no sabía si en verdad existían. Sólo así se enteraba, de que no siempre había estado donde había dicho y por aquel entonces los viajes siempre duraban meses, a lomo de bestia y carreta si fuese por tierra o en barco si fuese por  río. 

El difunto había hecho una fortuna en el comercio de variados productos, pero principalmente el tabaco, que era muy apreciado en los grandes salones de muchas ciudades importantes de Europa y América, además de la creciente industria del caucho y la caña.  Había financiado varias candidaturas políticas para la alcaldía e incluso le habrían propuesto una vicepresidencia, la cual rechazó por no serle rentable para sus negocios. El difunto tenía la mejor casa del pueblo, pero en el fondo no le gustaba el atrazo en el que se vivía,  por eso era feliz viajando y conociendo ciudades, de otros mundos como él decía.  Pero su mujer nunca quiso mudarse, nunca quiso moverse de donde había nacido, en venganza por haber sido  obligada a casarse con un hombre al que jamas había amado. 

Continuará...
  


15 comentarios:

  1. Casarse con alguien a quien jamas has amado?

    eso es como comer sin tener hambre,
    ir al baño sin haber comido,
    abrigarte en el calor...

    no pes..
    se parece a esas tipas que se kieren casar solo porke salen embarazadas...


    Media rara Micaela....

    Pero espero la continuacion Doc.

    ResponderEliminar
  2. Me gustan las historias de amor..y espero que Micaela termine con alguien a quien si ama..que pena de todos modos al tener que pasar años al lado de alguien a quien nunca amo...volvere por la continuacion ;) Que tengas un lindo dia Doc!

    ResponderEliminar
  3. YA!!! broderr......que buen post!
    Demasiadooooo :D

    Pucha micaela si es contreras, jajaa hasta cierto punto la admiro, luego la detesto y al final termino admirandola nuevamente.

    Genial espero x la segunda parte :D

    Besoteee enorme

    Lola Pastel.

    ResponderEliminar
  4. Micaela, ese nombre me hace recordar muchas cosas.

    Si compartiera mi vida y mi cama con un hombre que no amo, terminaria como Micaela sin llorar su muerte, sintiendome viva nuevamente al poder desatarme de ese lazo al que me obligaron redimirme.

    P.D. no escribo mas, porke me duele el brazo, me cai =(

    ResponderEliminar
  5. En épocas no tan antigüas y en algunas familias actuales, han existido los matrimonios por conveniencia. Ya se irán enterando.

    Si Pammy, increiblemente terminé escribiendo una historia de amor, que sucederá en un solo día. Aún no sé lo que continuará, pero epsero iluminarme para saber que mas sigue.

    ResponderEliminar
  6. Lola, que bueno que hayas seguido a Micaela con atención, realmente es una mujer difícil de comprender, pero ¿qué mujer es fácil?, todas tienen sus misteriosos caminos y sus misteriosas formas de proceder, besos pasteleros también.

    Ninfa, lo que vivió Micalea es el terror de lo que es para una mujer actual, felizmente muchas mujeres ahora pueden escoger al marido o compañero que quieren tener, lo cual no siempre resulta una buena elección, pero es mejor que escoja una, a que te lo escojan otros. Que le sucedió a tu brazo, ahorita mismo estoy cogiendo el celular. Besos mil.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por preocuparte n_n!!

    Y ya le lei la muy buena recomendacion que mandaste!... al toke puse la moderacion :)

    PD. El brazo ya bajara con unas buenas heladas... digo, con un buen hielo.

    ResponderEliminar
  8. Que buenasa tu historia!!!!!!!!!!
    esperare la 2da parte.
    bsos

    ResponderEliminar
  9. Oie Dr_G_ cambiale el color a las letras de tus comentarios, no se leen en la pagina principal del post :S

    ResponderEliminar
  10. Ninfa eres un amor, no me había percatado del error, pero para poder cambiarle el color tuve que entrar en el HTML y cambiarlo desde ahí. Pues fuentes y colores no me daba esa opción, para cualquier cosa te dejo un link con la lista de colores, con los códigos y los nombre en inglés por si alguna vez quieres cambiar algo, cualquier cosa me preguntas. Pínchele aquí sin temores . Saludos.

    ResponderEliminar
  11. No joda pe´Doctor, como va a dejar las cosas en una segunda parte, todo yaaaaa.
    Además dicen que las segunda partes son malas.

    abrazos

    Alberto F

    ResponderEliminar
  12. Jajajaa mi estimado, pues la verdad, veremos como se dan las cosas, confieso que me ha dejado agotado Micaela, espero hacer una buena segunda parte, paciencia, paciencia, ya si Micaela se pone rebelde y arisca la encerraré en un cuento que después publicaría, pero prometo darle un final decentón aquí mismo. Saludos Albertito, me creerás que el que anda enbarbado ahora, soy yó. A ver si salimos a tomarnos unas cervezas y buscar Micaelas y Corinas incautas.

    ResponderEliminar
  13. desde mi perspectiva de mujer recien casada te digo que sin amor no se puede llegar a ese paso...

    Ah! YA LLEGAMOSSSSSSSSSS :)
    pero aun no posteo xq primero estoy respondiendo coments, pero ya lo haré ;)

    bsos y gracias por los saludos

    ResponderEliminar
  14. Esta muy buena la historia! no la cambies mucho en la segunda parte!! Es una historia típica de antiguos tiempos y no tan antiguos!!!

    ResponderEliminar