martes, 9 de junio de 2009

Esas incomprensiones del alma


No he podido estar ajeno a lo que ha venido sucediendo, no he podido ser indiferente, aunque sea recién que me pronuncie (oficialmente en este blog), no tengo muchas palabras, tal vez solo un poema, lo siento así son mis letras:


Ay! hombre tu que por poder matas al otro
que por libertad engañada
clama por justicia
olvidada,
Ay! hombre que por poder
inmolas al inocente
y lo abandonas en una
fosa a su suerte
y lo escondes de su madre
para que no le llore.

Hombre loco y necio que mandas
a tu desnutrida guardia
a matarse con tus desnutridos adversarios
Hombre loco que burlaste a la justicia
no solo una vez , no solo en una isla prisión
pues la vuelves a burlar y bañarte en la sangre
en los bosques también.

Pero también están los otros locos
sedientos de poder, que a sabiendas
le echan al diablo leña de carne
como alimento de miserias.

Que mundo es éste que no aprende
de sus muertos
que mundo es éste que mata por poder
que mundo es éste que aniquila
sin saber, o queriendo por querer.

9 comentarios:

  1. Impresionante, doc!

    Ya te dije, recuerda a Scorza:

    Hay cosas más altas
    que llorar el amor
    de tardes perdidas:
    el rumor de un pueblo
    que despierta,
    eso es mas bello que el rocío.

    Este poema te salió mejor que otros medios lin lin que leí por ahi.

    Que nuestros amigos extranjeros protesten en sus blogs y feisbuk, a los que estamos aqui solo nos quedan las calles.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Tomando nota mi estimado pero así soy yo unas veces lin lin y otras pum pum.

    ResponderEliminar
  3. Excelente Doc. Tambien me gusto.

    ResponderEliminar
  4. Tengo un regalito para ti en mi blog

    Saludos

    VeCa

    ResponderEliminar
  5. ¡Ay hombre!...
    el verbo hay de haber es diferente a la interjección ¡ay! de dolor, sin embargo, se entiende tu sentir y se siente tu entender..

    Agua fresca, años 1970-75

    ResponderEliminar
  6. ¡Ay hombre!...
    el verbo hay de haber es diferente a la interjección ¡ay! de dolor, sin embargo, se entiende tu sentir y se siente tu entender..

    Agua fresca, años 1970-75

    ResponderEliminar
  7. Gracias Arvi ya hice la corrección.

    ResponderEliminar